Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :

Valla de sujetadores de Cardrona en Otago

/
/
/
578 Views

Qué ver en Otago de Nueva Zelanda, valla de Cardrona

Hay costumbres que florecen en la mente de un grupo de amigos embriagados por la noche y ejecutadas al calor de la borrachera. Existen otras, sin embargo, que encuentran en el misterio su mayor atractivo. Y una de ellas, sin duda, nos dará una pista sobre qué ver en Otago de Nueva Zelanda, la valla de Cardrona.

Primero fueron unos pocos sujetadores. Después llegaron a 60, se incrementó a 200, en el 2.006 se alcanzó la cifra de 800 y en la actualidad se cuentan por miles.

Orígenes de la valla de sujetadores de Cardrona

Corría el año 1.998-1.999 cuando en la apartada zona rural de Cardrona, al suroeste de Wanaka, aparecieron unos sujetadores colgados de una valla. Como si fuera un almendro, de esta valla comenzaron a florecer nuevos sujetadores. Nadie sabía la razón pero el lugar se fue haciendo cada vez más famoso. Y los sujetadores seguían tomando el sol acompañados por una leve brisa que los mecía como si fueran banderas del Tibet.

En febrero de 1.999 ya eran 60 los sostenes que desafiaban el paisaje. La prensa local pronto se hizo eco de la noticia, los que tenían un titular muy jugoso: qué ver en Otago de Nueva Zelanda, la valla de Cardrona. Para octubre del año 2.000 la cifra de sujetadores subió hasta 200, y en el 2.006 se incrementó hasta los 800. En la actualidad se cuentan por miles… ¿hasta dónde llegará?

Qué ver en Otago de Nueva Zelanda, valla de sujetadores de Cardrona

Contribución para la Fundación de Cáncer de Mama de Nueva Zelanda

Si algo define a los ciudadanos de Nueva Zelanda es su voluntad por contribuir a la conservación de su entorno natural y su empeño en ayudar a la gente que los rodea.

No dejéis pasar la oportunidad de donar algo de dinero para luchar contra el cáncer de mama.

Prueba de ello es el hecho de que la valla de sujetadores de Cardrona se ha convertido en una herramienta para recaudar fondos para el cáncer de mama. En la valla se puede contribuir dejando dinero para la New Zealand Breast Cancer Foundation (NZBCF), la Fundación del Cáncer de Mama de Nueva Zelanda. El dinero va íntegramente para ellos, así que es una buena manera de, además de dejar nuestro sujetador y tomar unas fotografías, aprovechar para poner nuestro granito de arena e intentar terminar con esta enfermedad de una vez por todas.

atraccion-turistica-otago-valla-sujetadores-cardrona

Cómo llegar a la valla de sujetadores de Cardrona

La valla está situada en la región de Otago de la isla Sur, en el Valle de Cardrona y al suroeste de la localidad de Wanaka. Está a mitad de camino entre Arrowtown y Wanaka.

Opinión de la valla de sujetadores de Cardrona

Nosotros todavía no hemos tenido la oportunidad de visitar la valla de sujetadores de Cardrona. Y es una pena, porque si vas a viajar a Nueva Zelanda comprobarás que el enclave es maravilloso y tiene que ser curioso de ver. Por eso queremos que vosotros nos deis vuestra opinión de este sitio. ¿Lo conocíais? ¿Habéis visitado el lugar? Dejadnos un comentario, estamos seguros que tendréis muchas anécdotas que contarnos.

Qué ver en Otago de Nueva Zelanda

La región de Otago es uno de esos rincones que roban el alma. La atrapan en su cajita de cristal para no soltarla jamás y es tan placentero que es imposible resistirse. No quería dejar de enseñaros parte de lo que ofrece este territorio rodeado de lagos, montañas y glaciares. ¡Pura fantasía!

Seguro médico de Nueva Zelanda

Elegir el mejor seguro médico en nuestro viaje a Nueva Zelanda es muy importante. ¡Evitaremos las preocupaciones  y nos centraremos en disfrutar del viaje!

descuento_seguro_viaje_medico_nueva_zelanda

Alojamiento en Otago de Nueva Zelanda

Encuentra las mejores ofertas de alojamiento en Otago de Nueva Zelanda.

Booking.com

Alquiler de coche en Otago de Nueva Zelanda

Encuentra las mejores ofertas de alquiler de coche en Otago de Nueva Zelanda.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest

5 Comentarios

  1. Que gracioso!! me encanto! Y más aún porque esa extraña “costumbre” se ha convertido en una fuente de ayuda para combatir el cancer de mama!

    • Hola, Helen.

      Al final todo ayuda y aunque hay algo de polémica porque ha roto la tranquilidad del lugar, eso no quita para que se pueda ayudar en la medida de lo posible en una buena causa como es el cáncer de mama.

      Un saludo.

  2. La ubicación de la valla de los sujetadores cambió ligeramente hace unos años ya que ocurrieron algunos accidentes debidos a conductores distraidos. En vez de estar en la valla a lo largo de la carretera, lo han puesto en un camino perpendicular a esta (todavía visible desde la carretera) y también hay un torso femenino con unos pechos enormes.

    Nosotros llevamos ya unos cuantos años instalados en Queenstown y con planes de quedarnos aquí durante unos cuantos años más. Otago es sin ninguna duda un lugar que hay que visitar en Nueva Zelanda. Un saludo!

    • Hola, Joan.

      Muchas gracias por dejar tu comentario. Queenstown es un lugar muy bonito para vivir. Lo único malo que tiene es lo que me decía un buen amigo que estuvo viviendo allí varios años: que la gente va y viene y que, cuando haces una buena amistad, esa persona se acaba marchando.

      Lo que sí es verdad es que le tengo mucho cariño a la ciudad. ¡Un saludo!

      • Correcto, es el mal de Queenstown, especialmente cuando los amigos no son locales. La solución es buscar amistades de gente local que ha vivido toda la vida aquí, así se minimiza el riesgo de pérdida :). Pero bueno, como amante de la montaña y naturaleza no tengo ninguna queja, tengo lo que quiero, cuando quiero y a pocos minutos de casa. Los amigos vienen y van todo el tiempo y por suerte o por desgracia no soy una persona dependiente. Si alguna vez vuelves por aquí, ponte en contacto y nos conocemos. ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLOSE
CLOSE