Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :

Tallar tu propia pieza de Jade – West Coast

/
/
/
854 Views

Tallar jade Nueva Zelanda

Hacía mucho tiempo que quería colgar esta entrada pero el hecho de que fuera una sorpresa ha hecho esperar más de la cuenta. Uno de los regalos más característicos que se pueden hacer en Nueva Zelanda es un colgante de jade. Podemos encontrar esta piedra a lo largo y ancho de todo el país pero el epicentro se encuentra en la isla sur, concretamente en la West Coast. Toda persona que usa pounamu (jade en maorí) habla de la facilidad y lo especial que es trabajar con ella. La piedra es muy fuerte por sí sola (los maoríes la empleaban como arma, herramienta de campo o tallaje) pero al mismo tiempo delicada al alcanzar temperaturas altas en su elaboración.

Taller jade West Coast Nueva Zelanda

Poco antes de que nuestros ojos se emocionen a los pies de Punakaiki (recordad las coquetas Pancake rocks) podemos disfrutar con las historias de Hamish al escoger y tallar nuestra pieza de Pounamu, a un precio material muy parecido al de las tiendas pero con un valor sentimental inalcanzable para los establecimientos locales. Él es un ermitaño. Una de tantas personas que, desilusionadas con su trabajo,  decidió un buen día cambiar de aires. Olvidarse del bullicio cotidiano por la paz y tranquilidad de la West coast. Pese a la incesante lluvia y frío; un café calentito a modo de sarmiento para la hoguera y a trabajar en lo que ama.

Haciendo dibujo en jade Nueva Zelanda

Lo cotidiano es un colgante. Sin embargo, quien quiera hacerse un pendiente u otro objeto que se le ocurra no tendrá ningún problema. Este neozelandés se define como autodidacta por lo que no hay que tener miedo a proponerle ninguna pieza en concreto. La piedra verde la compra del extranjero (la barata). La de Nueva Zelanda, en cambio, la busca a continuación de días de lluvia. El agua de sus ríos, inmortal, escupe el jade a modo de ofrenda a los dioses para que los elegidos (buscadores de tesoros , forajidos de la urbe) la transformen con sumo respeto.

Lijando jade Nueva Zelanda

Nos pondremos a las órdenes de manos expertas en un pequeño estudio, cuarto anexo a su vivienda habitual. Quien busque la tecnología de las últimas herramientas del mercado se topará de bruces con todo tipo de trucos caseros para alcanzar el mismo objetivo; ése no es otro que transformar la adolescente belleza en madura maravilla. Lo sorprendente del jade es su interior. Tiene vida propia y en manos desconocidas muestra el latido de su corazón al contacto con la luz o las caricias de la lluvia. Dejad vuestros deseos de “El dorado” a un lado, sus tesoros lo único que han conseguido es causar violencia por un material que a la postre se oxida como nuestros huesos, al paso del tiempo. Y si no, al tiempo. Nadie ha conseguido ser eterno salvo en las múltiples representaciones de arte que el ser humano ha tenido la gentileza de mostrar. Todo lo demás es perecedero.

Trabajando jade Nueva Zelanda

Horas de dedicación. Primero elegir el color, pues la piedra verde tiene tantas variantes como el arco iris. Cortar la pieza con sierra creando después los orificios con el pounamu ahogándose en un cuenco lleno de agua para, contradictoriamente, alargar su vida. Hechos los redondos agujeros llega el tiempo para limar asperezas (aquéllas que en la vida real nos separa más y más de las personas con las que una vez fuimos uno). Primero usaremos lijas de gran superficie hasta que llegue el momento del romanticismo. Entonces nuestros dedos recorrerán el jade con la misma delicadeza que atesoran al acariciar a nuestro amante en la alcoba después de habernos fundido tras la erupción del volcán. Instantes después de haber vuelto a la realidad tras el calambre posterior al último beso.

Tallando jade con Hamish en Nueva Zelanda

Anoche pasé frío en el cuerpo y en el alma…
Anoche pasé frío y quedó mi libertad de amor helada.
El murmullo del viento galopa en mis pensamientos,
palpita en los atardeceres al son de las dulces palabras
a las que me encadenaste con la arena como testigo.

No lucharé por calentarme tras tu marcha.
Encenderé cerillas, una tras otra, hasta que al ocaso
de su última luz mi vida se apague,
a la vera de tus recuerdos
tatuados bajo mi grueso caparazón de alquitrán.

He de dejarte volver como tú me dejaste marchar.
¡Qué importa ser poeta o ser basura!
Igual de podridas, las palabras acabarán clavadas
en el ángulo muerto del hipotálamo
a no ser que mi abrazo nunca te abandone.

Anoche pasé frío en el cuerpo y en el alma…
Anoche pasé frío para mañana sentir tu calor.

p.d: pinceladas extraídas de la canción Juguete de amor de Extrechinato y tú. Transformadas por éste, vuestro humilde servidor.

Actualización
Debido a vuestras peticiones, desde ahora podéis ver el resultado

  • Tallar tu propia pieza de Jade – Resultado final
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest

18 Comentarios

  1. E aqui la afortunada portadora del colgante. No desesperen, en cuanto pille una camara de fotos saco una instantánea de la joya. Que expectación!
    He leido que, entre varias propiedades del jade, esta piedra armoniza las energías del cuerpo, mente y alma; doy fé! Seguro que es el colgante?pues no lo sé, tal vez sea como todo, cuestión de fé, pero ,sinceramente, yo así lo creo.
    Gracias a los artesanos que la tallaron y la limaron con mucho mimo para mi cuello!

  2. Eres un grande, Xabi, amigo…sabelo!!! Impresionante tu relato, tus relatos…y NZ es un pais que veo, te sienta de maravillas…espero podamos vernos pronto amigo…!!! Gran abrazo gran…!!! B

  3. Amigo te deceo un bonito día, estaba ansioso por ver finalizada la pieza no dudo que la finalización fue una verdadera obra de arte, paso a preguntarte lo siguiente, tengo deseos de poner un pequeño taller para tallar y pulir Jade honestamente no se ni donde me estoy parando tengo el material en mis manos pero no tengo ni la menor idea de que tipo de equipos sean los recomendables para llevar a cavo este proyecto, espero me puedas orientar, saludos desde Chiapas,México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLOSE
CLOSE