Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :

Milford Sound – Piopiotahi

/
/
/
225 Views

 

Milford sound (Piopiotahi en maorí), pese a ser un lugar turístico, no tiene gasolinera ni tampoco supermercado. Lo único que existen son parkings para coches, un pub, el centro de información que a la vez es cafetería y el embarcadero. Lo interesante allí son los fiordos y los neozelandeses no ven la necesidad de estropear el paisaje con lujosos hoteles.

A primera hora de la mañana, cuando el sol todavía no ha podido del todo con las montañas, se puede apreciar el emblema de Milford sound. Aunque apagado, Mitre peak destaca sobre el resto y debe su nombre dado su parecido con la mitra de un obispo. Aprovecho esta instantánea para contaros que Nueva Zelanda en maorí se llama Aotearoa. Significa “La tierra de la larga nube blanca”. A veces se ve el inicio de la misma pero pocas veces el final.

Los fiordos los podemos ver de varias maneras. Si el dinero no es problema podremos elegir un vuelo en avioneta o helicóptero para recorrerlos a vista de pájaro. Las otras opciones serán cruzarlos en kayak o sino en cruceros de distintos precios. En nuestro caso, un crucero de 2 horas de duración fue la elección, a un precio de 72$. Como anécdota, contaros que tanto en los billetes de autobús como de cruceros, depende la hora a la que salga será más barato o más caro. ¿Explicaciones? Mmm… ¿comodín del público?

Lo bueno de ver los fiordos a primera hora de la mañana sin duda es el contraste entre la luz y la oscuridad. Es como si con una sierra el sol sesgara la mitad de la montaña para imponer su ley. En este caso toca abrir bien los ojos, apoyarnos en la barandilla y admirar la fuerza de la naturaleza.

El arco iris es un fenómeno óptico que solemos ver en los días de lluvia justo en el preciso momento en el que el sol se despereza asomando la cabeza. En Milford sound no hace falta lluvia, con que los picos abran sus compuertas para que el agua caiga en cascada les es suficiente. Un arco perfecto, levantado desde el lago para cubrirnos por entero como una aureola. Dudo mucho que mi compañera de viaje sea una santa pero siempre podrá decir que ha sido custodiada por lo divino.

Durante el crucero no hay tiempo para aburrirse, en todo caso para echar en falta más tiempo. Curiosidades o no, el hermanamiento que tengo con el país filipino vuelve a estar presente al entablar conversación con una chica que trabaja dentro del barco. Los 3 bromeamos, hablamos de nuestro futuro incierto y también de las pocas cosas que se pueden hacer en Milford si se tiene que trabajar.

Con este crucero dejamos los fiordos atrás pudiendo echar un vistazo al mar. Su inmensidad contrasta con la forma de serpiente que deja conforme sus aguas se abren paso en el interior. Es hora de volver a tierra, tiempo de dar la vuelta y continuar viendo las maravillas que esconde Fiordland National Park. Tampoco nos podemos despistar, de lo contrario dejaremos de ver los animales que habitan en estos valles anegados. Una foca adormilada puede estar esperando a que disparemos con nuestro objetivo, estad bien atent@s.

Volvemos de la travesía contentos, con los brazos fatigados de tanto señalar aquí y allá. Gran esfuerzo para callar la boca y no recordar lo que hemos vivido. El cuello, por extrañas circunstancias parecido al de los búhos, gira sin parar para observar lo que vemos adelante y lo que dejamos atrás, siempre sin perder el ojo a las personas que están haciendo kayaking (y que casualidades de la vida compartirán habitación con nosotros).

Mi mejor de las sonrisas para el final, sabedor de que la suerte me acompaña permitiendo una tregua con la climatología. Por lo visto Aotearoa quiere que la vea en plenitud y no seré yo quien le contradiga.

Muchas veces vemos postales cuya imagen somos incapaces de calcar. Se tienen que dar las circunstancias precisas para parar el tiempo en el momento exacto. Nunca antes me había sucedido pero por una vez veo que paré el tiempo en el instante perfecto. Incluso más adelante, viendo postales en alguna tienda, sonrío al ver cómo en su pasado impreso no pudieron ocultar su arboleda.

Con los requisitos de tener el día totalmente claro y soleado. A primera hora de la mañana y sin viento. Os dejo en buenas manos, os tiendo la mano con la compañía del símbolo de Milford sound.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest

5 Comentarios

  1. Hola!, para fin de año tengo pillado un avión para Nueva Zelanda, estaré unos 25 días en tierras Kiwis, la idea es hacer el país en caravana, uno de los lugares que no me quiero perder es este pero me gustaría saber si para hacer un paseo en barco o lo que sea hay que comprarlo con antelación o puedo llegar allí y coger uno para pasear por los fiordos. Esto teniendo en cuenta que voy en temporada alta…

  2. Hola, Toni.

    Hay un montón de cruceros, de diferentes compañías, así que no tendrías problema. Eso sí, quizá sea preferible reservarlo con antelación, desde Te Anau o Queenstown por ejemplo, de tal modo que puedas elegir la fecha y el horario que mejor te venga.

    Vas a ver lo mucho que vas a disfrutar de los paisajes 🙂

    Un abrazo.

  3. Este sitio es increible, fuimos hace 3 semanas, alucinamos, nos alojamos en un hotel al lado del puerto de Milford Sound, en mi vida he estado en un hotel con semejantes vistas.

    La ruta desde Queenstown hasta alli… brutal, mejor tomarselo con tranquilidad, es imposible no parar cada dos por tres a hacer fotos!

  4. Hola, Ester.

    Milford Sound es uno de los destinos más hermosos de todo Nueva Zelanda, y si se tiene la fortuna de ir con buen tiempo es una excursión que no se puede olvidar.

    Y como dices, la carretera que nos lleva hasta este destino es espectacular. ¡Sigue disfrutando de la experiencia!

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLOSE
CLOSE