Acordaos de esta cifra mágica, 30 kg. Es el límite entre el bien y el mal o el camino que te separa de seguir...