Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views :

Bungy jumping en Queenstown en el puente original de Kawarau

/
/
/
229 Views

Juntar los pies como si fueran dos enamorados. Tensar los músculos como si el frío no te dejara respirar. Levantar la mirada para evitar la dentellada del vacío. Cerrar los ojos y saltar al encuentro de un río azul turquesa. Bien podría ser ésta la crónica de una muerte anunciada, de una muerte tan dulce y tan efímera que a la propia adrenalina no le diera tiempo a brotar en tu cuerpo. Esto es lo que sentirás con el bungy jumping en Queenstown.

El puente de Kawarau tiene historia, tanta que marca un antes y un después dentro de los denominados deportes de riesgo. ¿Quién no ha hecho, visto u oído hablar del puenting? Si esa palabra os suena, id familiarizándoos con esta otra: bungy jumping. El río Kawarau destaca entre los ríos mundialmente más conocidos por la práctica de esta actividad, el puente esta situado a 20 kilómetros al noroeste de Queenstown.

Probablemente, la actividad más famosa de Queenstown debido a las grandes emociones que despierta sea el salto bungy (también conocido como bungee jumping), en el que un cordón elástico largo se une a los tobillos o el arnés, y la persona salta desde una gran altura. Para poder saltar desde este mítico puente, existen una serie de condiciones que se tienen que tener en cuenta. En primer lugar, hay que ser mayor de 10 años. Hasta los 15 años, los niños tendrán que ir acompañados de un adulto. Además, hay que pesar mínimo 35 kg y máximo 235 kg. Para aquellos que opten por saltar en pareja, lo ideal es que la diferencia de peso entre las dos personas no supere los 30 kg. En cuanto a la vestimenta puedes ir como quieras.

Con el desafío del bungy o puénting en Queenstown vas a pasar de estar nervioso a estar completamente eufórico en cinco segundos. El 99% de los aventureros que saltan dicen que es lo mejor que han hecho alguna vez. En este lugar que es el sitio Bungy más apreciado del mundo, podrás  elegir entre varias opciones; volcarse hacia atrás, adelante, con otra persona, girar o dar un salto mortal. Kawarau Bridge Bungy es también el único Bungy en Queenstown en el que puedes elegir difrentes opciones: flipar sobre el agua, tocarlo o sumergirte por completo.

¿Cuándo se comercializó el puenting?

Cierto es que el bungy jumping no se inventó en Nueva Zelanda, si bien fue el primer país en albergar un salto con fines comerciales. Aquello empezó a fraguarse en el año 1986, concretamente en el puente Grennhithe de Auckland. El promotor de este negocio fue un neozelandés de nombre A J Hackett quien, después de varias pruebas en puentes y en estructuras tan conocidas como la Torre Eiffel, abrió años más tarde el primer bungy jumping abierto al gran público. ¿Os imagináis cuál? En efecto, el puente de Kawarau.

La altura del salto en Kawarau en Queenstown

Si por algo es famoso el puente de Kawarau es por haber sido el primero, no por ser el más alto. No obstante, creo que sus 43 metros de altura tampoco están nada mal.

Cómo llegar a Kawarau en Queenstown

Llegar desde Queenstown

Si queremos ir por nuestra cuenta, bastará con tomar la carretera 6 en dirección al aeropuerto, la misma que nos dirige también a Frankton. A poco más de 23 kilómetros siguiendo ese mismo asfalto llegaremos al famoso puente. Habremos cruzado para ello el río Kawarau por otro puente, pudiendo dejar nuestro coche en un parking pensado para vehículos. El tiempo estimado es de unos 21 minutos.

Llegar desde Wanaka

Tenemos dos opciones para llegar hasta el puente de Kawarau. El viaje más largo, 109 kilómetros, nos haría bordear unas montañas siguiendo la carretera 6. No hay pérdida porque no debemos tomar ninguna bifurcación, y debéis saber que es la carretera más bonita. Os hablo de un paseo por picos escarpados en donde no dejaremos de mirar atónitos al paisaje, con el lago Dunstan alumbrándonos el camino. La duración del trayecto, 1 hora y 25 minutos más o menos.

Para conducir por la segunda vía, en vez de la carretera 6 deberemos desviarnos hacia Cardrona Valley. La diferencia de distancia es notoria, ya que en este caso se reducen hasta los 55 kilómetros, cerca de 45 minutos.

Dónde comprar los billetes para bungy jumping en Kawarau

Tanto si queremos realizar el salto como si queremos disfrutar del resto de actividades acuáticas del río Kawarau, podemos contratar estos paquetes prácticamente en cualquier rincón de Queenstown. Hay multitud de empresas especializadas en actividades de riesgo y, tanto en hoteles, campings como en albergues encontraremos ofertas para disfrutar de este río tan especial. Pero si quieres ir con una reserva en la mano te recomiendo desde este enlace: RESERVAR

Precio del salto del bungy jumping en Queenstown

El salto, pese a no ser precisamente barato, es algo que no olvidaremos. Su precio es de NZ$150.

Rafting y otras actividades en el río Kawarau

El río Kawarau no empieza ni termina con los saltos al vacío. Sus efervescentes aguas esconden un sinfín de actividades acuáticas con las que poder saciar nuestro voraz apetito de aventuras. ¿Qué es lo que nos podemos encontrar? Afortunadamente, un poco de todo.

  • Rafting: la zona cercana a Queenstown dispone de un montón de kilómetros que están explotados para el rafting sin descuidar por ello su naturaleza.
  • Surf en río: con el bodyboard, una tabla de un tamaño menor a una tabla de surf y que nos sirve para apoyar el cuerpo, podremos lanzarnos por los rápidos sin temer a ningún obstáculo que se interponga en nuestro camino.
  • Lancha motora: subirnos a bordo de una lancha motora que toma velocidad río abajo y que hace giros de 360 grados no está indicado para estómagos revueltos, pero hará las delicias de quien quiera observar de cerca las rocas que esperan sentadas a la orilla del caudal.

Los rápidos más emblemáticos

El río Kawarau esconde entre sus sinuosas curvas cuatro míticos rápidos en los que podremos disfrutar como nunca. Son los siguientes: Twin bridges (puentes gemelos), Chinese dog leg (Pierna de perro chino), Do little do nothing (Si haces poco no haces nada) y Smiths falls (Cataratas Smith).

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLOSE
CLOSE