Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :

Aeropuertos de Barajas, Stansted, Heathrow y Dubai

/
/
/
21 Views

Esta información le será válida a aquella persona que haga el mismo trayecto que yo, pero a nada que coincida en algún punto bien merece seguir el rastro de estas palabras hasta llegar a las dudas que nos atrapan.

Recapitulemos; mi viaje consta de dos etapas y media. La primera y media considero el trayecto desde España hasta el aeropuerto internacional de Heathrow, la parte restante ya sería el largo viaje hasta Nueva Zelanda.

Este viaje indirecto lo he realizado con Ryanair saliendo desde el aeropuerto de Barajas en Madrid. Dado que en el billete no aparece por ningún lado os lo digo yo: los vuelos de la compañía Ryanair despegan desde la Terminal 1. Debido a que no encontré un billete barato que me llevara directo a Heathrow, este avión me ha dejado en Stansted. Se podría pensar que es una locura dar tantos pequeños pasos pero una vez aterrizas te das cuenta que solo hay un camino, como el de las baldosas amarillas que seguía Dorothy, que os lleva primero a vuestras maletas y después hasta la venta de tickets, de tren o de autobús. Tras dejar el Burriking de turno a la izquierda (parada obligatoria al comienzo del viaje Báltico) debemos dejar que nuestros pies caminen rampa abajo leyendo el gran letrero que nos indica la parada de Bus mientras degustamos el bocadillo de tortilla, gambas, espárragos verdes y tomate natural que nos acerca  por última vez a nuestra casa (aprovecharse una vez en la vida de la ama no hace daño). Home sweet home.

Las señalizaciones en Stansted son muy claras y para llegar a la “estación” de autobuses bajaremos a la planta de abajo. Al ver los primeros rayos de sol (¿he dicho sol en Iglaterra? Quería decir hooligans creando niebla con sus bengalas) giramos a la derecha y en poco más de 100 metros vemos la taquilla de National Express y los numerosos andenes. En mi caso, que no puedo asegurar que en el tuyo, el andén 21 es el hilo conductor hacia Heathrow. Por cierto, si vuelas con Emirates la salida la haremos desde la terminal 3, como es el caso de este zombi necesitado de horas de sueño. Las horas muertas se hacen eternas y a no ser que tengamos desdoble de personalidad pueden hacerse esquizofrénicamente abrumadoras.

El último destino del que os puedo hablar hoy es Dubai. Mientras escribo este párrafo los rezos son lanzados a los cuatro vientos por los altavoces, hace 21 grados pero a la vez hay niebla y siendo la hora que es (05:15) no es posible ir a ver nada. Pero ya que no se puede ver por fuera ni los rascacielos ni la palmera artificial, os dejo con dos imágenes para que os hagáis la idea de las dimensiones. Por suerte, los carteles están en árabe y en inglés así que un peso menos para nuestro exhausto cerebro.

El viaje como se ve no es para nada complicado pero viendo el mapa queda todavía cerca de 2/3 partes del recorrido. ¿Lo soportará el cuerpo? Al menos nos habremos entrenado para participar en el club de la lucha.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




CLOSE
CLOSE